Conflictos mundiales * Blog La cordura emprende la batalla


sábado, 20 de enero de 2018

Mentiras del nuevo orden: Nos controlan




Hace más de 150 años que se escribió esto y es lo que nos está pasando.

El capitalismo se transforma, se reinventa y se pone máscaras, pero sigue siendo capitalismo y se sostiene sobre la explotación de la clase trabajadora en todos los aspectos de la vida humana. 


La historia de la humanidad hasta nuestros días (a excepción del comunismo primitivo, añadiría Engels más tarde), es la historia de la lucha de clases.




*


 Mentiras del nuevo orden: Nos controlan

Magnífico corto en el que se muestran las mentiras del nuevo orden y cómo nos controlan 




LA PINTADA

La imagen puede contener: multitud y exterior

 






LA PINTADA


Cien mil personas manifestándose por las calles de Bilbo en apoyo a los derechos de los presos políticos vascos, mostrando signos inequívocos de cariño hacia ellos y sobre todo a sus familias, es un acontecimiento excepcional.


 No tanto por la solidaridad con los presos y su entorno, sostenida en el tiempo desde hace décadas, sino por el número de manifestantes, la mayor concentración humana en una protesta político-social en Euskal Herria en los últimos años.



Sin embargo, el tratamiento de quienes no apoyaban la manifestación, tanto desde sectores políticos como propagandísticos (supuestamente comunicativos) ha sido un procedimiento de guerra, de manual de contrainsurgencia. ¿Para cuándo la desmilitarización mental e ideológica de esos sectores que, por otro lado, siguen estimulando escaladas bélicas en otros puntos del planeta? (La Comunidad Autónoma Vasca es la primera estatal en ventas de armas a Arabia Saudí, monarquía fundamentalista que masacra civiles en Yemen por centenares).



La contraprogramación de estos sectores comenzó con la denuncia de unas pintadas en varias sedes jeltzales de Bizkaia, utilizadas para justificar el desapego del partido de Urkullu a los temas relativos a los presos políticos vascos y, en particular, su boicot a la manifestación de Bilbao con un “acciones de este tipo explican por qué el PNV no comparte con la izquierda abertzale ni calle ni pancarta”.


Las declaraciones tanto del BBB como del EBB que han expandido sus medios cercanos me llenan de dudas. ¿Es cierto que se reúnen en domingo con carácter de urgencia las direcciones regional y nacional del PNV para analizar unas pintadas en cinco de sus sedes?


O, por el contrario, ¿las declaraciones estaban enlatadas antes que se produjeran los hechos? Estas dudas agudizan otras sospechas.


¿Por qué una pintada genera semejante estruendo mediático, capaz de tapar esas cien mil voces solidarias con los presos políticos vascos? Una brocha, un rotulador o un espray para escribir lo que mande el guión pueden tener como autores ciertamente a varios protagonistas.


Policías de paisano, autóctonos o no (aconsejo leer las memorias de uno de los primeros instructores de la Ertzaintza, Javier Zumalde, que afirma que la Policía Autónoma llegó a poner bombas que no reivindicó para ahondar en momentos de tensión coyuntural), agentes encubiertos, falangistas travestidos a las ordenes de jefes militares… son susceptibles de ser los autores de las pintadas.


 El cronograma de los hechos, el uso de las mismas y, sobre todo, la celeridad en la repuesta de los medios propagandísticos jeltzales no lo descarta.



También es cierto que, aunque la izquierda abertzale haya negado la paternidad de esas pintadas, grupos, personas o incluso algún átomo suelto ligado antiguamente a su sector, sea responsable de las mismas. Lo que no es comparable es la respuesta: descalificar al mayor movimiento social y de masas de nuestro país, por unas pintadas de autoría dudosa.



La segunda de las cuestiones relacionadas con la información de manual bélico de contrainsurgencia es la que ofreció El Diario Vasco en su edición dominical. En las últimas semanas, a través de la televisión vasca pública y de diversas iniciativas populares, se había puesto el dedo en la llaga de un tema complejo y a la vez emotivo: las microhistorias relacionadas con centenares de hijas e hijos de los presos políticos actualmente encarcelados y, en el pasado, de otros ya excarcelados.


 Crónicas tristes, duras, desoladoras. Un castigo añadido al del alejamiento.



Las protestas de los grupos memorialistas ultraderechistas tuvieron su reflejo en la edición del diario de Vocento citada. Entrevista, que comienza en portada con una fotografía a media página, al hijo de Gregorio Ordoñez (concejal del PP en el Ayuntamiento de Donostia muerto por ETA en 1995). Objetivo: tapar la manifestación de Bilbao de la víspera o al menos llevarla a un supuesto terreno de confrontación inexistente: Izquierda abertzale (ETA incluida) contra demócratas.


Como diría Joxe Azurmendi, “violentos y demócratas”.



Pero y sobre todo, la contra información iba destinada a dar visibilidad al único sector susceptible de ser portavoz de sufrimiento, el de las víctimas de ETA. El único sector aceptado por el Estado Profundo. Que las hijas y los hijos de los presos, como en su momento los familiares de las víctimas del terrorismo de Estado, hayan logrado franquear la barrera del silencio es una mala noticia para los sectores involucionistas.


 Por eso el contraataque de El Diario Vasco y El Correo en un día tan señalado: sólo tienen derecho a la visibilidad cierto tipo de víctimas. El resto, como las del franquismo, a desaparecer en las cunetas o a la invisibilidad eterna. El sufrimiento únicamente puede ser de color azul.



La tercera de las entregas tiene que ver con ese conflicto político cuya existencia una y otra vez es negada desde Madrid, siendo trasladada a una mera cuestión patológica, una enfermedad de rebeldía especialmente extendida entre los vascos por algún virus, gen o cromosoma aún no detectado.


El sábado pasado, también, el ministerio de Justicia del Gobierno de Macron anunció su decisión de acercar los presos políticos vascos a dos prisiones cercanas. Escalonadamente, por grupos.



Y lo hizo previamente con la filtración al corresponsal del grupo Vocento en París, especialista en la cuestión vasca con material habitualmente suministrado por la embajada española en la capital francesa. Para ello intentó condicionar ya en la víspera la noticia con otra supuesta filtración, la de un zulo de ETA sin inventariar que habría aparecido en un bosque de una pequeña localidad landesa.



El titular fue servido para ahondar en esa patraña que no dejan de extender los voceros de Interior desde que el 7 de abril ETA se declarara “organización desarmada”. Lo acaban de citar en el reciente informe del Centro Memorial de las víctimas del Terrorismo, ubicado en Gasteiz y visitado también esta semana por el ministro Zoido y sus acólitos.


 Que ETA no ha entregado parte de su arsenal: “en medios de la lucha antiterrorista se ha ido afianzando la sospecha de que esas armas han podido ser robadas a la organización por miembros de la propia ETA afines al sector disidente”.


Con estos argumentos y conociendo la trayectoria de los sectores de ese Estado Profundo que mueve los hilos de la política, es evidente que en algún despacho flota la idea de operaciones encubiertas (false flags) para eternizar esa comodidad de escenario que priorizan desde la contrainsurgencia: armas contra urnas.

La información del zulo que públicamente nadie ha visto, que públicamente nadie ha conocido su inventariado y que según la única nota desplegada contenía “mapas” (¿armas de destrucción masiva?) tiene como objetivo los mismos que los dos anteriores, el trazado tanto por el PNV como por Vocento.


Cualquier tema relacionado con derechos humanos, democracia, acuerdos, etc. debe llevar el adosado de ETA. Para volver a los términos de siempre “violentos y demócratas”, “terroristas y tolerantes”.


 Una falacia, pero la falacia con la que el Estado y sus aliados han gestionado su posición desde que los GAL y los cambios en los códigos penales (español, francés y europeo) renovaron su estrategia.



El 8 de abril con la inauguración de la línea 3 del metro de Bilbo, y el acto protocolario entre Matiko y Otxarkoaga, Urkullu contraprogramaba el acto de desarme de los Artesanos en Baiona.


Ahora, la filtración del acercamiento del 13 de enero, fue compensada por un “teníamos conocimiento” que no es creíble por las rectificaciones posteriores.



Y es que negar la evidencia o subirse a un tren en marcha, son también otras facetas de ese manual cuya presencia acabaremos de descubrir más pronto que tarde en alguna de esas empresas que subcontratan los jeltzales para gestionar su comunicación o en alguno de esos archivos militares que, por razones obvias, guardan los milikos con arrogancia para vanagloria de su impunidad.


 Iñaki Egaña



viernes, 19 de enero de 2018

Okdiario recibió en 2016 un préstamo estatal de 300.000 euros sin avales ni garantías


Okdiario, la web de Eduardo Inda, presentada en 2015 como un proyecto que no sería “un sumiso lactante de la ubre pública”, recibió al año siguiente de nacer un préstamo en condiciones ventajosas de una empresa pública dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.


Dos Mil Palabras SL, la empresa creada por Eduardo Inda para editar la web Okdiario, recibió, en 2016, 300.000 euros de la Empresa Nacional de Innovación (ENISA), una entidad pública de carácter estatal, y actualmente dependiente del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad.


El importe, en forma de préstamo participativo, fue otorgado a esta web de información de derechas a pesar de que tenía unas cuentas deficitarias. En 2015, según sus cuentas anuales –en las que valora su web en 300.000 euros–, la empresa que edita Okdiario tuvo 550.836 euros en pérdidas, con más de 77.000 euros de deudas con proveedores.






El año siguiente, las cuentas le salieron aún peor: 703.232 euros en pérdidas.




A pesar de ello, Enisa le concedió un crédito por 300.000 euros, según aparece en la memoria anual de esta empresa pública estatal, en el que se explica que, ese año, se dieron un total de 800 préstamos, un 9,6% más que el año anterior.


Enisa fue dependiente, a través de la Dirección General de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa y hasta abril de 2016, del Ministerio de Industria, Energía y Turismo –con José Manuel Soria a la cabeza–. Desde noviembre de 2016, depende del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad –con Luis de Guindos de ministro–.


Nació en 1982 con el objetivo de financiar “proyectos empresariales viables e innovadores”. Para ello otorga préstamos participativos con bajo interés –euribor +3,75% de diferencial en el primer tramo e interés variable según rentabilidad de la empresa con un límite del 8%– a devolver en un plazo máximo de siete años, sin avales ni garantías y que, en el caso de concurso de acreedores, la devolución del préstamo se sitúa por detrás de los acreedores comunes.


Según aparece publicado en el Registro Mercantil, Dos Mil Palabras SL, cuyo presidente es Eduardo Inda, tiene como cargos a Maria Carmen Fernández Fernández –que aparece como administradora única en más de diez empresas, entre ellas Cogollos Hermanos Grow Shop– o a Miguel Ángel Turci, quien, como publicó La Marea, fue director general de Inforiesgos, una de las empresas del Grupo Gedesco, vinculada a Oro Direct, investigada por la Guardia Civil en la trama valenciana de la Gürtel.



DECLARACIÓN DE INTENCIONES


Eduardo Inda dio a conocer el proyecto de Okdiario en septiembre de 2015, tras su salida de El Mundo. A día de hoy, es el sexto medio con más audiencia web de España. 


 Okdiario nació como producto low cost , según su propia definición, y presume de tener más de 44 millones de visitantes únicos cada mes. ¿Cómo el producto de un psicópata –en palabras del expresidente del Real Madrid, Ramón Calderón– y un “tolili” –en expresión atribuida al actual presidente del mismo club, Florentino Pérez–, ha conseguido tal éxito?


Palabras más o menos, probablemente ha ayudado el préstamo que el Estado ha dado a Dos Mil palabras S.L. la empresa editora de Okdiario.


 La empresa pública estatal Enisa dio los 300.000 euros de préstamo participativo en 2015, año de lanzamiento del medio y cuando Inda presentaba la nueva web como un periódico que “distará muy mucho de ser un periódico conformista, un proyecto que comulgue con ruedas de molino o que se incruste en el status quo (sic.) cual sumiso lactante de la ubre pública”.


Planteado como un proyecto para competir con El Español, cuya campaña de micromecenazgo y de publicidad previa al lanzamiento ha sido la más abultada de la historia de los medios digitales, Okdiario comenzó su andadura oficialmente con 500.000 euros. 


La cantidad, repetida por el periódico, se corresponde con la indemnización recibida por Inda tras su salida de El Mundoen enero de 2015. A esto, se debe sumar la cantidad que acreditan los documentos publicados por El Salto: 300.000 euros con los que enjugar las pérdidas.


EL OTRO MILAGRO: LOS VISITANTES FANTASMA


El milagro de la audiencia de Okdiario no se debe solo al interés de la audiencia por conocer las vicisitudes de Podemos y los progresos de la “tercera España” que defiende Eduardo Inda. El medio ha reconocido destinar 3.000 euros mensuales a la compra de clics, aunque algunas medias recogidas por Mongolia en sus reality news, llevan esta cifra hasta los 30.000 euros. 
La compra masiva de usuarios únicos –que ha sido comparada con el ‘dopping’ de los medios de comunicación– tiene un efecto inmediato sobre las cifras de audiencia. Cifras que son el principal argumento a la hora de firmar contratos publicitarios.
Polémico y asiduo de los juzgados, ventanilla de derechos al honor, Inda es conocido por su faceta como tertuliano de “La Sexta Noche” y su currículum como exdirector de El Mundo y el diario Marca.


 En verano de 2017, el periodista tenía que haber comparecido en el Parlament de Catalunya para explicar la llamada Operación Catalunya, puesta en marcha, presuntamente, por el excomisario José Manuel Villarejo para desacreditar a políticos independentistas y nacionalistas catalanes. 


Algunas de las informaciones suministradas por Villarejo con este fin fueron publicadas por Inda, Esteban Urreztieta y Fernando Lázaro en el diario El Mundo.








Terrorismo de Estado contra Cataluña


*



En España, el término Terrorismo de Estado es algo que se relaciona normalmente al uso de grupos armados parapoliciales españoles en los años 80, bajo el nombre de los GAL. Estos tenían como único fin luchar contra la organización criminal ETA. 


 Se les llama de Estado ya que los GAL tuvieron la colaboración de altos funcionarios del Ministerio del Interior español, entonces dirigido por el PSOE del presidente Felipe González, mediante utilización de métodos ilegítimos por parte de un gobierno


Si nos desplazamos temporalmente hasta la actualidad, se puede perfectamente reinterpretar el término Terrorismo de estado y aplicarlo al trato que está aplicando el Estado Español sobre Cataluña.


No en el sentido de ordenar matar a la gente, pero si poniendo en riesgo de manera intencionada la seguridad de la población. Tomando solo como pruebas las palabras que han dicho los propios ministros, los datos oficiales y la hemeroteca policial del 1 de octubre, los hechos son muy preocupantes.


El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, desvelo en el Senado el gasto que le ha supuesto al Estado el despliegue policial para frenar los intentos de celebración de referéndum del pueblo catalán.

El ministro, cifra en 87 millones de euros el coste de la operación Copérnico.


 Zoido dijo que “Las Fuerzas y Cuerpos de la Seguridad del Estado tuvieron que apartar uno a uno a cuantos se colocaban como parapeto para impedir su acceso a los locales”, como justificación a la excesiva fuerza que usaron los agentes y que dejó un total de 1.066 heridos.
 

Si el señor Zoido considera que eso está más que justificado, permítame que le explique que esto es terrorismo de estado contra una población que solo hacía cola para votar “Si” y también para votar “No”. No existe justificación alguna que no sea la política, las imágenes de violencia y resistencia contra los agentes son inexistentes.

 Y esto no es algo del PP, es una cuestión de estado ya que si todos estuviesen seguros de que las cargas fueron adecuadas y normales, el PP, PSOE, el Tribunal Constitucional y el Senado no se hubiesen opuesto en bloque y negado a la creación de una comisión de investigación de las cargas policiales.

 Algo esconderán si tanto miedo tienen a que se investigue algo que la propia Helena Catt, directora ejecutiva de la Comisión Electoral de Nueva Zelanda, resumió como violaciones de los derechos humanos por parte de las fuerzas policiales.


En su momento, se llegó a ridiculizar en los medios a Marta Rovira por decir en una entrevista que el estado les había advertido, que en caso de DUI, podía haber un escenario de “violencia extrema y muertos en las calles, que el estado estaba preparadísimo y no iba a dudar”. 


 Se dijo que el Govern exageraba, que era todo falso y no fue hasta dos meses más tarde que la ministra española de Defensa, María Dolores de Cospedal, aseguró que el “ejército estaba preparado para actuar en Catalunya”, evidenciando así que Rovira no mintió en sus declaraciones.


Si todo lo anterior no fuese ya preocupante y alarmante, hay que sumarle que el CNI tuvo hasta 3 reuniones con el que fue su confidente y a la vez ideólogo de la célula terrorista que dejó 15 muertos en Barcelona y Cambrils el 17 de agosto de 2017.


 ¿Qué clase de Estado mantiene contacto con terroristas que posteriormente asesinan en medio de la calle a sus ciudadanos? ¿Qué clase de Estado oculta información necesaria para luchar contra el terrorismo a una policía autonómica?


No creo que tenga que ser yo quien dé respuesta a estas preguntas.


El estado español no solo está poniendo en riesgo la integridad de los independentistas, está atentando contra todos los ciudadanos.


 Aunque lo hagan según ellos, en nombre de la unidad y bajo los criterios constitucionales, las tácticas que están usando son de todo menos morales y democráticas.


 Termino con una gran frase que dijo el ilustre Ernest Margall en el Parlament el 17 de enero: “El Estado español no sabe ni quiere saber nada de reconciliación. No sabe ganar, saben derrotar, no saben compartir, saben humillar y castigar”.


 Joan Mangues



Premio al turismo cubano en medio de una agresión

 
 
Norelys Morales Aguilera.─  
 
 
Es relevante que Cuba ha sido galardonada por ser uno de los destinos más seguros del mundo por el Grupo Excelencias, en la Feria Internacional del ramo Fitur 2018 en Madrid, España, por el mismo motivo que Estados Unidos ha decidido una nueva agresión a la economía de la Isla, atacando al sector.


Estos premios fueron creados hace 13 años por Grupo Excelencias, con el objetivo de fomentar la excelencia en diferentes ámbitos relacionados con el turismo, la gastronomía y la cultura en Iberoamérica. Se han convertido en un referente en el ámbito del turismo y la gastronomía en Iberoamérica, publica la web de la Revista homónima. 


En la primera jornada de la Feria Internacional FITUR, que tiene lugar hasta el 21 de enero, se hizo público el reconocimiento, recibido por el ministro cubano del sector, Manuel Marrero, quien encabeza la delegación cubana, que integran directivos de las principales cadenas hoteleras, así como los asociados Meliá Hoteles, Iberostar, Blue Diamond, entre otros.


Participan además las organizaciones superiores de dirección empresarial Viajes Cuba y Cubasol y están presentes los Servicios Médicos Cubanos y de la cadena de tiendas Caracol, esta última representada por el torcedor José Castelar Cairo (Cueto), poseedor de varios récords Guinness por elaborar los habanos más largos del mundo.


Se comprende que un premio como el citado va precedido de una evaluación de rigor para asignarle a Cuba la distinción de uno de los destinos más seguros del mundo.

Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos ha decidido festinadamente por condicionamientos políticos lanzar una alerta a los viajeros estadounidenses para que consideren no viajar un a la Isla.

 
El motivo alegado para una alerta de ese tipo son los supuestos ataques a diplomáticos en Cuba, mientras no se conoce de agresión alguna a viajeros estadounidenses, ni a turistas de otra nación.


No se puede acusar a un país sin pruebas, como está haciendo Estados Unidos mediante voceros de la ultraderecha y hasta de un presidente, como Donald Trump, que han decidido revertir lo avanzado en el acercamiento de ambos pueblos.


Pero, Estados Unidos lo hace en virtud de que la industria recreativa cubana, impulsó la economía del país en las más recientes décadas, desempeñando un rol determinante en el encadenamiento con otros sectores de la economía.


Es parte del bloqueo, del acoso y de la prepotencia imperial, que no se resigna a que Cuba continúe su derrotero de independencia y soberanía.


Lo que Estados Unidos consigue es hacer más difíciles los empeños de los cubanos, pero al mismo tiempo, la gran potencia acentúa su aislamiento y logra, otra vez, auto humillación. 
 
 
 
 
 

Acosador manosea a una joven porque tiene "el mejor trasero"


*



En la ciudad australiana de Gold Coast, estado de Queensland, una joven ha sufrido acoso sexual en la puerta de su casa por parte de un desconocido, informa medios locales.


La agresión ocurrió el pasado domingo, cuando Jesse Ratu, de 24 años, regresaba a su casa después de una caminata matutina. En las imágenes grabadas por las cámaras de seguridad, se observa al agresor acercarse a su víctima para posteriormente tocarle el trasero en repetidas ocasiones.


La mujer estaba conmocionada por lo que acababa de pasar, pero quedó atónita por la excusa que le ofreció el desconocido. "Dijo algo como: 'Lo siento, tenía que hacerlo, tienes el mejor trasero'", relató Ratu.


Aterrorizada por lo que acababa de pasar, la joven cerró rápidamente la puerta detrás de ella y cuando llegó a su apartamento le contó a su esposo, quien furioso salió corriendo a la calle en un intento por dar con el agresor.


En vista de que no pudieron encontrarlo, la pareja llamó a la Policía y puso la respectiva denuncia. Varias personas han preguntado a Ratu por qué no enfrentó al hombre, pero fue lo último en lo que ella pensó en ese instante aterrador.


"Me tomó unos segundos darme cuenta de lo que había pasado, pero cuando lo asimilé, no quería estar ni un segundo más cerca de él.


 Solo quería escapar y ponerme a salvo", dijo. La Policía todavía no ha dado con el agresor, y en caso de que sea capturado podría enfrentar cargos por asalto indecente.